POUPONNIÈRE

El refugio de las almas inocentes

La Pouponnière, fundado por las Hermanas Franciscanas Misioneras que buscan proveer de las necesidades básicas a aquellos bebés que han quedado huérfanos o que necesitan de unos cuidados que sus familias no les pueden dar.

Debo advertiros que si alguna vez entráis corréis el peligro de que estos niños os roben no un parte, sino el corazón entero. Es como si las monjas hubiesen arrancado un pedazo de cielo y lo hubiesen instalado en ese lugar repleto de inocencia, amor y vida. 

Si te quedas quieto sentado, a los dos minutos tienes más de cinco bebés peleándose por obtener al menos una caricia de las palmas de tus manos.

Sólo os puedo confesar que cuando me han mirado he caído seducida bajo el mar negro de sus pupilas. Como aquellos marineros que morían hechizados presos del canto de las sirenas en Ulises. Así, me han vencido a mí con tan sólo un pestañeo.

De aquí vino mi hermana Natalie. Ella tiene dos años y medio. Hace poco pude estar con ella, y os juro que el sol sale y se pone con su sonrisa. Aún no la he visto llorar, ni entristecerse un sólo minuto. Cuando te acercas a ella, te abraza tan fuerte que parece que nunca antes habías sentido tanto amor.

Ella transforma los corazones, os lo prometo.