LAC ROSE

El lago rosa que a veces no es rosa

Visité varias veces el Lago Rosa, pero nunca lo vi enteramente rosa. Pero disfruté entre gritos y carcajadas de un tramo de lo que hasta el 2008 fue el Rally París Dakar en quad. Recuerdo que llegamos a la parte más alta de las dunas y pensé que aquel lugar era el escenario perfecto para el fin del mundo. Chocaban las olas furiosas contra la suaves dunas y no había turistas, ni locales... Tan sólo nosotros ante la naturaleza salvaje. Más que en fotos, llevo tatuado el paisaje en la memoria, y así cuando mis ánimos decaen, cierro los ojos y me traslado allí para encontrar la felicidad que aquí me falta.