Previo boda Paseo Guenduláin

Miriam y Javi se me casan en menos de una semana.  Y digo se me casan porque voy de invitada y de fotógrafa. Es complicado conjuntar dos reflex, varios objetivos, un peinado bonito y un vestido que esté a la altura del gran acontecimiento… Pero espero conseguirlo. Porque ellos se lo merecen.

¿Os cuento un secreto? Ellos no querían hacer preboda. De hecho, no les gusta que les hagan fotos, ni sentirse observados. Me costó varias cañas convencerles, pero lo conseguí. Quise hacer de la sesión algo sencillo, que ellos se sintieran a gusto y sin presión alguna. Que fueran ellos, vamos.

Y ahora que veo las fotos, sólo me sale sonreír. Porque esta pareja es  así, natural y bonita sin proponérselo.

Pasen y vean a una amistad que es amor y a un amor que es amistad: