Sesión de embarazo en Pamplona -Navarra- Nerea & Aitor

Zoe está impaciente por poder ver a sus padres. Tantas son sus ansias que se quiso adelantar hace unos meses. Pero con mucho reposo han conseguido pararle los pies a la inquieta renacuaja.

Nerea llevaba manteniéndome informada sobre el estado de la pequeña un tiempo, e ilusionada me preguntaba qué trapitos debía traer a la sesión, y esperaba que la bonita Zoe aguantara un poco más antes de alegrar al mundo con su llegada.

Ella llegó feliz a la sesión y con muchísimas ganas de fabricar instantes. Pero cada poquito tiempo tenía contracciones y teníamos que parar para que ella volviera a recomponerse. Aitor, con mucho amor, la apoyaba. Y yo me maravillava por la fortaleza, ilusión y alegría con la que Nerea iba resistiendo cada golpecito de Zoe insistiendo en salir.

El día de mañana, Zoe podrá ver el increíble milagro de verse en la tripa de su mami y sabrá lo felices que sus padres eran mientras la esperaban. Con contracciones incluidas.

Aitor y Nerea llevan paseando juntos casi una vida entera. Y a mí me ha encantado robar un pedazo de su camino y fotografiarlo.

Pasen y vean la bonita espera de Zoe: